Guía para un uso saludable de las lentes de contacto


Si sigue estos sencillos pasos obtendrá los mejores resultados con sus lentes de contacto, llevándolas de la forma más cómoda y segura posible.

  • Lávese las manos cuidadosamente con jabón y séquelas antes de manipular las lentes de contacto.
  • No utilice agua del grifo, ni otro tipo de agua, con las lentes de contacto ni para limpiar su estuche
  • Frote y enjuague sus lentes antes y después de cada utilización. Consérvelas en su estuche con su solución de mantenimiento.
  • Tape siempre el frasco de la solución de mantenimiento tras haber la utilizado.
  • Vacíe por completo el estuche de las lentes todos los días, no lo rellene.
  • Después de cada uso, lave el estuche de las lentes con la solución de mantenimiento, séquelo con un pañuelo de celulosa y deje que se seque por completo al aire, sin cerrarlo y puesto boca abajo sobre un trozo de celulosa.
  • Sustituya frecuentemente el estuche de las lentes de contacto por uno nuevo, idealmente todos los meses.
  • Si usa lentes de un solo uso, tírelas después de haberlas utilizado.
  • Quítese las lentes de contacto si siente dolor o incomodidad continua o si nota que su visión es borrosa, y consulte inmediatamente a su óptico-optometrista.
  • No duerma con las lentes de contacto a menos que su contactólogo se las haya adaptado para este uso.
  • Trate de no utilizar las lentes de contacto para nadar, a menos que lleve gafas de natación (o en caso de que utilice lentes de contacto de un solo uso y las deseche inmediatamente después).
  • Recuerde que las lentes de contacto y la solución de mantenimiento han sido seleccionadas específicamente para usted y sus ojos. Si tiene necesidad de algún cambio, no lo haga sin consultar antes a su óptico- optometrista.